Señor

En los tiempos patriarcales, los cananeos rendían culto, en lugares determinados, a sus dioses locales, a quienes llamaban Baal, que significa dueño, señor, de ese lugar. Con el tiempo, los israelitas tomaron el nombre Señor para dirigirse a su Dios, pero con un sentido diferente, relacionado con su poder liberador, revelado en el éxodo desde Egipto.

En el Nuevo Testamento, constituye uno de los títulos atribuidos por la Iglesia naciente a Jesús, que da testimonio de su poder y su realeza sobre todo el universo.

» Vocabulario General